Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2013.

AVISO A NAVEGANTES. El blog seguirá.

Algunos blogueros me paran por la calle para preguntarme cuándo reanudaré la actividad del blog interrumpido con motivo del fallecimiento de mi mujer.

A todos informo que a partir del lunes esa reanudación tendrá lugar.

Gracias a todos.

04/04/2013 14:39 mojarrafina sin tema Hay 10 comentarios.

LAS HUELLAS DEL INFORTUNIO. Miguel Flores, el "Mimi".

20130407194458-mimi-1.jpg

El partido estaba a punto de comenzar. Sobre el duro terreno de albero del viejo campo de fútbol, unos muchachos, casi niños, ataviados cada cual como puede, a veces con los zapatos de diario, otras con zapatillas de suela de goma, blusa de vestir y pantalón de apaño, se disponen a jugar un partido. Hay expectación en la grada de preferencia por ver sobre todo a un joven jugador que dicen las promete.

Miguel Flores, de la zaga de los Bartolina, mi primo Miguel, y para todos "el Mimi", va a dejar las gargantas secas. Sus quiebros, sus toques de balón, sus carreras con el balón pegado al pie, sus mil y una filigranas, hacen el deleite de los espectadores. Se comenta que un ojeador de un equipo grande vendrá un día a verle, o lo llamarán para pasar una prueba. Con esa ilusión vive Miguel, que ama el fútbol como a su propia vida.

Mas un día, en vez de un ojeador, se presentó el infortunio, ese ente invisible que marca para siempre a las personas. Y le obsequió con una gravísima lesión de la que resultó mutilado para el resto de su vida. La consiguiente depresión no podía faltar a la cita del infortunio -al fin y al cabo son pareja itinerante- y desde entonces Miguel Flores, "el Mimi", ya no volvió a ser el mismo. Su deterioro no sólo fue moral, también físico.

Mi primo Miguel es la estampa del tacirtuno, arriba y abajo con su bastón, se nos parece uraño, difícil de trato. Pero no se equivoquen: párense con él, ofrezcanle conversación, y verán cómo, por encima de la desgracia, del infortunio, de la vieja depresión, emerge un manantial de ternura, de bondad, y aunque no lo crean, de sabiduría.

El infortunio lo marcó para siempre; la depresión se empeñó en ser inseparable compañera. Pero ni el uno ni la otra lograron vencer el alma del "Mimi", ni su expresión más visible: su ternura.

07/04/2013 19:44 mojarrafina ;?> Hay 14 comentarios.


MOJARREANDO. El parto de los montes y el túnel del boquerón.

20130411103330-excavaciones.jpg

Hace ya algunos años, se descubrió en el barrio de la Villa un antiguo túnel -creo que era una especie de alcantarillado- denominado túnel el Boquerón. Los "entendidos de siempre" situaron la obra en época romana, incluso fenicia, y mi amigo Manolo el Bomba corrió a comprarse una gorra de vigilante y vendedor de tikes. El dichoso túnel vendría a ser para Ayamonte algo así que las ruinas de Itálica o la acrópolis de Carmona. Adios al paro, adios a los aprietos: el turismo se encargaría de todo.

Al final, el túnel se soterró, y si te he visto no me acuerdo. No he leído ninguna explicación, ninguna valoración sobre el particular. Silencio absoluto. Y el Bomba colgó la gorra detrás de la puerta en una antigua alcayata.

La fábula del parto de los montes, muy breve, relata cómo los montes dan terribles signos de estar a punto de dar a luz, infundiendo pánico a quienes los escuchan; sin embargo, después de señales tan asombrosas, los montes paren un pequeño ratón, La conocida fábula se refiere a aquellos acontecimientos que se anuncian como algo mucho más grande o importante de lo que realmente termina siendo.

¿Fue el túnel del Boquerón una especie de parto de los montes?. Los blogueros tienen la palabra.

11/04/2013 10:33 mojarrafina ;?> Hay 34 comentarios.

MOJARREANDO. Valderas, el nuevo Blas Infante.

20130419140839-diego-valderas-almeria.jpg

De la misma forma que Blas Infante fue proclamado como padre de la patria andaluza, lo que no deja de ser una memez como otra cualquiera por mucho que los políticos aprovechen para las anuales celebraciones, el ínclito Diego Valderas, vicepresidente de la Junta, aunque presidente de facto, otrora repartidor de bombonas de butano en su natal Bollulos par del Condado, será nombrado como "salvador de los pueblos andaluces", aunque sea vía amenazas.

Según oí a mi amigo Antonio Rodríguez Castillo, lo del "águila de la aduana" ha ocurrido porque Valderas amenazó a todos los Ayuntamientos que no obedecieran sus órdenes a fin de eliminar los signos franquistas.

Como ayamontino viejo me atrevo a asegurar que más del cinco por ciento de los ayamontinos ignoraban que en el viejo edificio de la aduana figurase un bajo relieve del escudo franquista, es decir, el del águila. Pero el antiguo butanero, enamorado del bolivarismo y del castrismo pronto lo supo. ¿Quién se lo chivateó?, adivina, adivinanza. Lo cierto es que Ayamonte ha sido redimida y salvada gracias al presidente de facto de la Junta (cada vez me dá más lástima Pepe Griñán). Se acabó el paro, los problemas económicos, todo es nuevo y brillante, el futuro es esperanzador, y gracias a que ya no existe el "águila de la aduana".

¿No podría el viejo butanero dedicarse a algo más práctico en bien de los andaluces a quienes gobierna?. No quiero ni pensar que una de las "caras de Bélmez" se parezca lo más mínimo a Moscardó o a Yagüe, por ejemplo, porque el butanero se carga la leyenda de un plumazo, con amenazar al Ayuntamiento con  no darle un duro, bastaría.

En fin, pilarín.

19/04/2013 14:08 mojarrafina ;?> Hay 83 comentarios.

AYAMONTE EN EL RECUERDO. Las viejas tascas.

20130428195444-img078.jpg

Atendiendo a medias la petición del amigo Núñez, el más fiel de mis blogueros, dejamos atrás al butanero de Bollullos par del Condado, y entramos en tema más nuestro, aunque no referido al amigo Bole, como él pedía.

Hoy nos referimos a unos establecimientos que proliferaron a lo largo de gran parte del pasado siglo: las famosas y recordadas tascas. El diccionario nos las define como establecimientos modestos donde se sirven bebidas y comidas.

En Ayamonte, las tascas sólo servían bebidas, vino peleón por más señas principalmente, y de tapa, altramuces o "chochos", que el que los apodó así no andaba mal encaminado. Abundaban las tascas, aunque reservo a los blogueros la oportunidad de irlas citando.

La que hoy traemos a colación fue una de las más famosas, y no era otra que la de Curro Cabrera, padre de Currito el practicante, situada en la entonces calle Calvo Sotelo, hoy Hermana Amparo, esquina a calle Huelva. Tasca, tasca de verdad, no hay más que examinar detenidamente la fotografía. Que su dueño y más fieles clientes era gente taurina, ni dudarlo. La foto nos muestra serenidad, amistad, buenas maneras, muy lejos de la mala fama que tenían estos establecimientos.

A salvo del señor que está a la izquierda en primer plano, cuya identidad ignoro, reconozcamos a los demás: a la derecha de la fotografía, el maestro Curro el Barbero, posiblemente el parroquiano más asiduo; a su lado, Manuel Flores -para más detalle el padre de Mari Flores, la mujer del pintor Rafael Oliva- y los dos niños, sus hijos, Manolo, el más pequeño, que vive lejos de Ayamonte desde hace muchos años, y el mayor, cuyo nombre no recuerdo, fiel cofrade de Excombaientes. Y terminamos con oro maestro: Toribio, famoso y acreditado peluquero de señoras de la época. No sé dónde andaría el tabernero, pero la figura de Curro Cabrera se vislumbra por todas partes.

Buen provecho para los blogueros nostálgicos.

28/04/2013 19:54 mojarrafina ;?> Hay 65 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris