Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2012.

AYAMONTE EN EL RECUERDO. Maqueando.

20121003143402-juventud2.jpg

Reza un conocido refrán que “cuando el demonio se aburre mata moscas con el rabo”. Cosas del refranero o de las frases hechas que han trascendido, aunque yo no sé de dónde se sacó aquello de que el demonio tenga rabo. En fin, pilarín.

A lo que vamos. La frase en sí nos viene a poner de manifiesto que las personas, en ausencia de otros menesteres por no estar a nuestro alcance, recurrimos a estrategias a fin de no aburrirnos. En mis tiempos jóvenes, como el de los grandes amigos de la foto, una obsesión muy extendida era la de maquear. El diccionario oficial se refiere al adorno de muebles y otros utensilios con pinturas, barnices, etc., y no se refiere a las personas. Pero doña María Moliner sí lo hizo y en su diccionario del uso del español nos habla de la tarea de arreglarnos, principalmente para lucir en una fiesta.

En los tiempos de la foto bien podíamos darnos por contentos con tener un traje  para los domingos y “fiestas de guardar”. Además de para bien vestir el traje nos servía esencialmente para maquear, para lucir tipo, de ahí que fotos como la presente  abunden. Quitarse una foto en reunión andando, maqueando, era de lo más corriente.

Un día me decía el amigo Antonio Grao –uno de los que más maqueaban en aquellos tiempos- que a él no le importaba no tener dinero, que se conformaba con vestir bien para maquear a las puertas del Círculo Mercantil.

Hoy no se maquea tanto. Quizás porque, como tenemos abundancia de ropero, no le demos al maquear la importancia de antaño.

Un cordial y cariñoso saludo a los amigos de la foto, especialmente al muy querido y recordado Luciano Moreno Aguilera.

03/10/2012 14:34 mojarrafina ;?> Hay 19 comentarios.

AYAMONTINOS INOLVIDABLES. José Pérez Barroso, "Pegapalos"

20121008110411-pegapalo-01.jpg

No sabía latín, ni mucho ni poco: nada. Pero nadie como él sabía responder con tanta rotundidad al sacerdote durante las misas celebradas en nuestra Lengua madre.

Su deficiencia le impedía hablar correctamente. Pero todos lo entendíamos, sabíamos perfectamenque qué preguntaba; claro que, como casi siempre preguntaba o decía lo mismo, ello facilitaba la cosa.

Disfrutraba de excelente salud. Pero siempre estaba a la espera de ir a Huelva o a Sevilla a operarse, nadie sabe de qué, porque él no sabía explicarlo.

Llevaba la “manga” en los entierros como nadie, quizás el único que pudo en alguna ocasión hacerle sombra fuera el recordado Frigolet el electricista, el abuelo del Chiqui, que vivía en el patio de vecinos del Junquero en la calle Ainé Carbonell.

Todo amabilidad, puntual en su quehacer de eterno sacristán, y efectivo a pesar de los pesares.

Hace unos años nos dejó y yo lo recordé en el blog, pero creo que ya va siendo más que hora de incluirlo en el libro de los ayamontinos inolvidables.

Ayamonte parió a dos José Pérez Barroso. Uno, el industrial conservero cuya calle discurre allá por el bar Margallo y el Alcaraván. Este era "Pepe Pinto".

Y a José Pérez Barroso, el eterno sacristán, el muy curioso, simpático y extraordinariamente querido "Pegapalos".

Ya estás aquí, amigo Pepe, el “tio Tine” te ha llevado a las páginas de los ayamontinos que siempre permanecerán en nuestros recuerdos.

08/10/2012 11:04 mojarrafina ;?> Hay 1 comentario.


MOJARREANDO. ¿Las piedras son las culpables?.

20121010110217-6.jpg

Decía un pensador que pasar la goma de borrar por la Historia no deja de ser una maquinación perversa que lo único que persigue es ocultar los propios hechos históricos a las generaciones venideras.

Como la novedosa Memoria Histórica no para, ahora un demócrata empedernido, el vicepresidente de la Junta Diego Valderas, bajo amenazas –él, que es tan liberal, tan progresista, tan lanzado- “invita” a los Ayuntamientos a quitar de enmedio todos los símbolos franquistas si siquieren recibir subvenciones. Toma del frasco, carrasco.

Ya mi amigo Antonio Rodríguez Castillo, nuestro alcalde, ha salido al paso con su reconocida habilidad política: no se puede por parte del Consistorio atacar bienes privados o de otras instituciones, como ocurre con la Cruz de los Caídos. Pero claro, como IU lo tiene cogido y bien cogido, ya se sabe...

En otras localidades se han reconvertido el rótulo de la famosa cruz, sin hacerse alusión a ningún bando. Además, de la nuestra se retiraron todos los símbolos y queda la cruz pelada, que por cierto, a las puertas de una iglesia cristiana no desentona.

Y digo yo, ¿por qué no derribamos todos los símbolos romanos, góticos y musulmanes: los puentes, las mezquitas, las catedrales que erigieran pueblos salvajes, invasores de nuestra patria -perdón por lo de patria, que suena a fascista- y que costaron tantas vidas por la cantidad ingente de esclavos utilizados?.

Desde luego, si la Izquierda más radical pretende que los españoles archivemos para siempre la contienda civil, lo menos que debe hacer es no resucitarla a diario. No tienen bastante con los muertos, ahora quieren pagarlo con las piedras. ¿Cuál será el siguiente paso?.

10/10/2012 11:02 mojarrafina ;?> Hay 35 comentarios.

AYAMONTINOS INOLVIDABLES. Ortiz el de "lacordeón".

20121016111116-229984-494525353905769-852571032-n.jpg

Afortunadamente los tiempos pasados no siempre fueron mejores, y hoy podemos decir con absoluta seguridad que el accceso a la Música es infinitamente mejor que antaño.

Cierto que Ayamonte siempre fue tierra de artistas musicales en sus distintas variedades: buenos vocalistas, buenos guitarristas, buenos cantantes corales, buenas coplistas, etc.

Y miren por donde, en momentos de tanta escasez, contábamos con dos maestros del acordeón: Horacio –que en realidad se llamaba Manuel- y Ortiz: Ortiz el de “lacordeón”. Era el bueno de Ortiz un personaje irregular, buenísima persona, excelente profesional. Pero ya sabemos de qué pie cojeaba. Tierno y trolista encantador, nos cautivaba con sus habituales embustes ausentes de maldad, de mala intención. Tenía una gracia natural que nunca le abandonó.

Pero toda su vida, toda su imagen, no sería nada separadas de su acordeón. El acordeón de Ortiz era sumamente recurrente: cuando no tenía trabajo se pertrechaba y allá que se iba a un bar a tocarla a cambio de unas propinas o una degustación gratuita. Su hijo Antonio, tan buena persona como su padre y buen amigo, heredó el gusto de su padre por la música, pero se inclinó más por la guitarra.

Como artista que era tenía que dejar huella, y ahí tenemos al Dani Franco dando por saco con sus pinceles, a mí me gusta como pinta este medio ayamontino-coriano que lo mismo huele a sardinas asás que a arbures en adobo de las orillas del Guadalquivir.

Ortiz el de “lacordeón” queda en en nuestro recuerdo, como todos, con sus virtudes y sus defectos, y con su fatal destino. No sé si fue así realmente, pero me contaron que un día, como tenía por costumbre, pidió un cupón de fiado. Le tocó, pero no pudo disfrutar mucho de su suerte pues falleció al poco tiempo.

Manolo Horacio fue el acordeonista de la corte. Ortiz lo fue de la plebe, tanto que se negó a vivir de rico.

16/10/2012 11:11 mojarrafina ;?> Hay 18 comentarios.

MOJARREANDO. Los sufridos funcionarios.

20121022194847-uyt.jpg

A pesar de los malos tiempos que estamos pasando, siempre debe haber lugar para el buen humor. La calle está encendida por los sindicatos, o mejor, por los barandas de los sindicatos que, como Sánchez Gordillo, tiran la piedra y esconden la mano. El mismo Artur Más, ese cabronazo que se dedica a humillar a los ciudadanos de otras autonomías, ya ha dicho que una vez que consiga hacer el referendum independentista él se marchará. Dejando la pringá a los catalanes, a los ilusos que piensan que van a ir mejor con la independencia, y a los de sentido común que como el señor Lara que ya ha dicho que no va a seguir con una de las tres mejores editoriales del mundo en un estado tercemundista que tardará más de treinta años en formar parte de la Unión Europea. Allá ellos. Por mí, ojalá que eso fuera realidad mañana mismo, para, asomado a la ventana, esperar el regreso como en la parábola del hijo pródigo.

Ha habido elecciones en las Provincias Vascongadas y en Galicia. En el Norte, sin sorpresas, ya se conoce la calaña de cada cual, y eso que los muy simples creían que los del terrorismo eran una simple minoría. En fin, pilarín.

En Galicia a visto -como diría un ayamontino- una relativa sorpresa. Muchos esperaban un castigo al PP por los recortes de don Mariano el Prudente. Se equivocaron. El pueblo gallego es inteligente y sabe que con don Mariano el Prudente todo se arreglará.

A pesar de todo, los funcionarios están que arden, y con razón, por aquello de la paga navideña, vamos, que están como el pavo del chiste, que le dicen eso de feliz Navidad y suelta lo que suelta, antes era porque lo llevarían a la olla; ahora porque, además, no le han dado la paga.

Ya yo le he dicho a Franquito –que en este caso está representado por el pavo del chiste- que ya le devolveremos la paga, y con intereses. Por eso, me atrevo a decirle: Feliz Navidad.

A todo esto, el Gago y el Villablanquero no se quedarán sin paga porque no son funcionarios. El Gago anda ahora pintando el cementerio, bueno, lo que se ve más. Algo es algo.

22/10/2012 19:48 mojarrafina ;?> Hay 6 comentarios.

MOJARREANDO. De nuevo la Casa Cuna.

20121026191241-576526-3841617200283-180111848-n.jpg

Anda el personal revolucionado con el asunto de la Casa Cuna, lo comprendo. Pero vayamos por parte:

La Casa Cuna es la materialización de la Fundación Galdames, pensada en niños huérfanos y que en esa Casa serían criados y educados hasta conseguir la emancipación, cuestión esta que llegaba mediante la adquisición de un oficio o de unos estudios que les dieran  a los internos  estabilidad.  No tiene nada que ver con lo de ahora. Las casas que al parecer la Diputación quiere cerrar no es la Casa Cuna. Hace ya muchos años que el sistema se transformó sustancialmente y hoy esas viviendas son de acogida a niños procedentes de familias desestructuradas, con gravísimos problemas: alcoholismo, toxicomanía, violencia de género. Se trata de acogidas temporales a la espera de que esos pobres internos sean recibidos en acogimiento y adopación posterior.

En todo caso, los problemas hay que examinarlos muy bien antes de meternos en el berenjenal de pedir peras al olmo. Yo me pregunto: ¿qué queda del patrimonio legado a la Fundación por la familia Galdames para que los ayamontinos tengamos como nuestras las casas de acogida?.

El problema que se presenta es serio para las familias que trabajan en las casas, pero no para los niños, que igual estarán en un lugar que en otro.

Cuando corrió peligro el Asilo Lerdo de Tejada de ser desmantelado  nos levantamos para impedirlo, y se consiguió. Pero el asunto es bien distinto: la Residencia genera pingües ingresos procedentes de los propios internos. Habrá que preguntarse cuánto genera procedente de los donativos de los ayamontinos.

Y así podemos seguir. Resulta muy popular reivindicar derechos asentados en la comunidad, pero ojo, que a quien algo quiere algo le cuesta.

No quiero con esto poner en entredicho la iniciativa del Partido Popular, que aplaudo y a la que me uno, y seguro que muchas firmas se recogerán de militantes de los otros partidos, incluso los más antagónicos.

Me gustaría que alguno de nuestros historiadores: Enrique Arroyo, María Antonia Moreno, por ejemplo, nos ilustraran sobre el tema, que mucho me temo es mucho más complejo que la simple movida de una recogida de firmas que generalmente terminan, por desgracia, donde ustedes se imaginan. O que nos informen  los propios convocantes.

Mojarrafina está abierta a recibir esa información. No tienen más que entrar y hacerlo.

26/10/2012 19:12 mojarrafina ;?> Hay 4 comentarios.

AYAMONTINOS INOLVIDABLES. Alonso Reyes Garrido.

20121028192157-alonso.jpg

Morir en plena jubilación viene a ser algo parecido a morir en plena niñez. En uno y otro caso no puedes disfrutar de la vida, ni la que empieza ni la que acaba. Al niño le falta la vida entera, al jubilado la que se ha ganado con todo merecimiento después de un largo peregrinar por el mundo del trabajo.

Esta mañana me entero del fallecimiento de un ayamontino ejemplar:  Alonso Reyes Garrido. Lo supe cuando, viéndola tan enlutada, le pregunté a Anita, su esposa y hoy su viuda. No sabía nada, cuando falleció yo estaba en San Juan de Aznalfarache, en mi casa, y desde allí es difícil enterarse a no ser que alguien expresamente te lo comunique.

Me unía con Alonso una buena y sincera amistad, desde la Escuela de los Marinos pasando por el Instituto Laboral, amén de haber formado familia con otra a la que me une lazos profundos de cariño: la del inolvidable y por mí muy querido Manolo Chatarra. Calle Olivo, calle Tarpeya: todo una vida. La madre de Anita me amamantó porque a mi madre le faltó la leche y ella la tenía en abundancia cuando criaba a mi “hermano de leche”, Manolo.

A Alonso y a mí nos unió también la mar a través de nuestros padres. Alonso Reyes Garrido, hombre de manos sucias de grasas de motores marinos y fluviales las tenía blancas de bondad y honradez. Esposo y padre ejemplar, amabilidad andante, y buena persona donde las hubiere.

Hoy nos queda el consuelo de que siempre será para todos los que le conocimos y tratamos, un ayamontino inolvidable.

28/10/2012 19:21 mojarrafina ;?> Hay 13 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris