Facebook Twitter Google +1     Admin

AYAMONTE EN EL RECUERDO. Aquellos olores urbanos...

20150526214611-carniceria-carlos-acosta05-1-.jpg

El abuelo se sentó en la silla de la Maestra. Ese día el abuelo se disponía a dar una clase muy especial a los alumnos de primaria, les hablaría de un pasado que ellos no conocieron, es más, que ni siquiera sospecharon, les va a relatar cómo eran aquellos olores que se respiraban en el Ayamonte de mitad del pasado siglo, olores urbanos hoy desaparecidos, bien porque desaparecieron los centros productivos de los mismos, bien porque la producción y elaboración de mercancías ha cambiado radicalmente y ya no ha lugar a disfrutar de aquellos incomparables efluvios.

Mirad, niños, os voy a contar cómo se olía antiguamente en Ayamonte, cuando yo tenía la edad que ahora tenéis vosotros.

Cerca del muelle, en la calle Aduana, había una cafetería conocida como la de "Manolito el del quiosco". En ella se elaboraba un exquisito café, posiblemente el mejor del pueblo. Tan es así, que alrededor de aquella cafetería se olía a café recién hecho, mezclándose con el olor a sardinas cocidas en las calderas de una fábrica de conservas cercana, la fábrica llamada de "Indemar".

Muy cerca de ese lugar, en la calle Cervantes, había una mercería regentada por una señora llamada Feliciana, pero conocida como "Feliciana la del café". ¿Sabéis por qué?. Porque aquella buena señora vendía café portugés de contrabando, y como entonces no se conocía la técnica de envasado al vacío, a través del plástico de las bolsas salía el olor a café natural, un olor riquisímo que inundaba la calle y se confundía con el olor a pana de la tienda de Guerrero, de franela de la de Manolito el Lápiz y la pañería de la tienda de Paca la Parreña, todo ello mezclado con el olor a viruta de madera recién cepillada de la carpintería de Leopoldo Aguilera.

Por la calle Lepe, al principio, que es como siempre llamamos los ayamontinos a la calle Huelva, se disfrutaba de un rico olor a jamón bien cortado de la tienda de una señora llamada Sarita y que cortaba con maestría su esposo, el bueno de Eduardo Morán. Enfrente, un rico olor a vermut procedente de una tasca llamada "La Oficina", del Sr. Elías, que los clientes acompañaban con unas lonchas de tocino de jamón envueltas en un papel de estrasa.

Nuestro precioso centro olía también a buenos perfumes, pues entonces se vendía mucho la colonia a granel, y claro, cada vez que se abría un tarro para despachar una porción,el efluvio de la colonia llegaba a la calle. Eso era muy propio en la calle Real, donde estaba la perfumería "La Giralda".

También de las barberías salían ricos olores. De la del maestro Celedonio, en la callejita que era conocida por su nombre, al ser muy estrecha, pendía en el aire un rico olor a "Floid", que era un producto que el maestro extendía por la cara recién afeitada del cliente.

Abundaban los olores a pan recién hecho de las muchas tahonas que había en el pueblo; a buena cocina, en la calle Zamora, procedente de "Casa Barberi"; a pescaíto recién frito del bar de Margallo. Y a rica chacina a lo largo de buena parte de la Avenida y la calle Huelva procedente del almacén de un señor conocido por "el Chacinero". Hasta el carbón y el cisco de la tienda de Caraballo olían bien.

Y no digamos el olor a chocos fritos del bar de "Manolito el de la plaza"; de sangre encebollada de "La Alegría de la Plaza"; de jeringos de Rogelio y de fruta fresca, siempre del tiempo, de la plaza Abastos.

Más olores quedan por citar, pero ya al abuelo le falla la memoria.


26/05/2015 21:46 mojarrafina ;?>

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Pedro Capilla

MAGISTRAL , SENCILLAMENTE MAGISTRAL , ENHORABUENA , QUE BUENOS RECUERDOS DE ESOS OLORES QUE LA MEMORIA NO OLVIDA , LO HE VIVIDO EXACTAMENTE... COMO TU LO EXPRESAS ...¡¡¡

Fecha: 26/05/2015 23:21.


gravatar.comAutor: Manuel Alvarez Villegas

Al abuelo se le olvidan tres olores muy particulares, el de gambas cocidas de la c/.San Antonio, las del Sr.Pepito Mora, el de aceite, que casi no podías respirar cuando pasabas por la puerta, entre la c/Sor Eloisa y Buenasvista (aquí trabajaba un Sr. que le gustaba mucho el futbol) y uno muy particular cuando llegaba el verano, el olor a atún cocido del Consorcio que inundaba todo el muelle.
Quedaran algunos más, pero la memoria no dá para más.
Saludos.

Fecha: 27/05/2015 14:48.


gravatar.comAutor: ayamontina

Y que me decís del olor a río revuelto los días de invierno, o el de tierra mojada los días de lluvia?.
Te digo lo mismo que en el artículo anterior, gracias Trini. Me encantan.

Fecha: 27/05/2015 17:57.


Autor: Manuel Celedonio

Bonitos olores y recuerdos. Gracias.

Fecha: 28/05/2015 14:04.


gravatar.comAutor: Esury

Aparte del que nombra el director del bloc, En la calle lepe era de destacar el de la posà y el de las gaseosas del señor cabrera

Fecha: 28/05/2015 19:13.


Autor: Ayaba

Hay que destacar entre la chiquillería en algunas épocas del año el olor fuerte a Cruz Verde en las migas ayamontina

Fecha: 28/05/2015 19:45.


Autor: Bambi

A mi me gustaba muncho el olort de los sanpuzo con el aserrion por los suelo, como el bar tune, la cepa, la gasolinera,el bar de pepe el lano, el adoquin,el rancho grande etc...

Fecha: 29/05/2015 13:25.


Autor: Manolo Cruz

Muy bueno Trini, muy bueno..

Un poquito antes la Laguna olia de maravilla a cafe cafe, del tostadero de Casa Martin Navarro.

Fecha: 29/05/2015 18:54.


Autor: Cascarrabia

Olor a gambas cocidas, camarones, cangrejos en la Avenida de Portugal

Fecha: 29/05/2015 19:45.


Autor: El Bardita

Olor fuerte de aceite de linaza en la calle Lucitania proveniente de la droueria cada vez que Manuel Isidoro Dominguez Rios abria el frasco para despacharle a los parroquianos del lugar un cuarto de litro o más de dicho aceite de linaza

Fecha: 29/05/2015 21:18.


Autor: El Torrija

Cuando había norte el tufillo que traía a higo seco cuando los ponían a secar en las esteras donde hoy en día es la calle Don Quijote de la Mancha

Fecha: 29/05/2015 21:32.


Autor: Sin doblete no hay triplete

En verano que buen olor daba los montones de melones y sandias en la puerta de la plaza de abasto, daba un olor tan rico que el dueño tenia que estar vigilándolos toda las noches por si acaso.

Fecha: 30/05/2015 12:30.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris