Facebook Twitter Google +1     Admin

MOJARREANDO. ¿Qué pasa con el cura Eblerino?.

20141128123911--ano-1.jpg

 Hace mucho tiempo que no subo Ainé Carbonell camino de la iglesia de las Angustias, razones de peso me impiden entrar regularmente en un templo que por comodidad de sus administradores ha sido puesto en manos de gente incompetente, que hace y deshace a su antojo.

Desde hace tiempo se ha puesto de moda eso del Consejo Parroquial, lo que supone que los curas hagan aun menos de lo que ya hacían, hasta el punto de que, según tengo entendido, son los seglares los que llevan el llamado despacho parroquial, manejan sus libros, sus asientos, toman decisiones, etc.

Para colmo, nos ha caído, no sé de dónde, pero desde el cielo seguro que no, un nuevo párroco, que según oigo y leo, parece que nació para detestar todo aquello que suene a costumbre ayamontina, a usos ayamontinos, a cultura popular: todo lo ve mal, como antaño ocurrió con sus antecesores que llegaron a llamar a las imágenes "los santos de palo" para luego, según convino, sacarlos a todos a la calle para alentar la llegada de los misioneros allende los sesenta del pasado siglo, o con anterioridad enaltecer el régimen franquista como se desprende de la fotografía que publicamos, con militares y falangistas alrededor del abundante clero. (Acerquen la foto y observen las ilustraciones colocadasen el mirador del edificio de los Pérez, al fondo).

A este buen hombre -ignoro qué conocimientos de él tendría el visitador Juan de la Rosa Mendoza, ayamontino por cierto, para obsequiarnos con semejante "regalo"-parece que no le gusta nada de lo que se hace en los templos relativo a tríduos, traslado de imágenes, adornos florales, procesiones públicas, etc.

En el Evangelio dice Jesús a sus apóstoles aquello de que si en algún sitio no os reciben bien, sacudid las zapatlillas y marcharos a otro lugar.

Yo me permito decirle al cura Eblerino, desde mi condición de ayamontino y creyente, que si no le gusta nuestras costumbres, que sacuda sus zapatos y se largue a otro lugar donde lo entiendan mejor o entienda él mejor a los demás.

Y a mi amigo Juan de la Rosa Mendoza, que en qué está pensando, que a qué espera para hacer eso que según tengo entendido se lo están pidiendo a voces. Me dicen que el móvil se le cae de las manos de tanto sonar. Lo malo es que Eblerino no está solo, a su alrededor sobran medradores, gentes a las que les encantan las vestiduras talares y una vez revestidos se convierten en "eblerinos" al uso. Hay veces en que el prebisterio de la iglesia de las Angustias vienen más concurrido que la misma basílica de San Pedro cuando oficia el Papa. En fin, pilarín.

28/11/2014 12:47 mojarrafina ;?>

Comentarios » Ir a formulario

Autor: A mi plim,

Pues si el cura Eblerino no quiere salir en las procesiones, no importa, que lo sustituyan el padre Nicolás, o el padre Cecilia, o el padre Neneique, por ejemplo.

Fecha: 28/11/2014 15:21.


Autor: Ayamonte canta

Buen comentario. Suscribo el contenido del mismo. Y solo una rectificación: En vez de "prebisterio", es PRESBITERIO. Conforme? amigo Trini?

Fecha: 28/11/2014 23:19.


Autor: Mojarrafina

Correcto, amigo Ayamonte canta, y gracias por la rectificación, los años no pasan en balde.

Fecha: 28/11/2014 23:45.


Autor: Ayer

No has podido estar más acertado, amigo Trini. Este curilla ha venido a Ayamonte a complicarnos la vida. Y lo de los pseudocuras que tiene alrededor, totalmente de acuerdo también; son personajillos con unas ansias de protagonismo espectaculares, que a base de hacerle el trabajo a los curas, se han apropiado de la Parroquia y la manejan a su antojo. Entre el Pueblerino y sus adlateres, estamos apañados.
Juaaaaaaan...
Vuelveeeee....

Fecha: 30/11/2014 11:17.


Autor: F.R. El Inmortal

Aunque no estoy metido en el mundillo parroquial, me llegan comentarios de todo lo que estáis comentando y sobre todo lo que dice el firmante Ayer acerca de los medios cura que se creen mas protagonistas que el tal Eblerino. Entre unos y otros harán que la gente terminen por no ir a la parroquia nada mas que en semana santa. Sr. Eblerino y ayudantes tener muy presente que todos somos de carne y hueso,que todos hemos nacido de igual manera y que todos tendremos el mismo final, así que el protagonismo es una gilipolles descomunal y que nadie les admira, ni les envidia y mucho mens les quiere. Así que mas sencillez, humildad y mejores personas, que es como creo se conseguirá el reino de los cielos , si es que este existe.

Fecha: 30/11/2014 20:13.


gravatar.comAutor: Ayamontina

Ese señor no es quién para llegar a un sitio y pretender cambiar sus costumbres,pero lo mas sorprendente es que feligreses ayamontinos estén de acuerdo con el y le bailen el agua.De seguir así tendremos que sumar más perdidas en cuanto a nuestras costumbres.
Por cierto,magníficas las Jornadas sobre la historia de Ayamonte.
Saludos.

Fecha: 30/11/2014 20:16.


Autor: Pueblerino

Para cuando un artículo a los meapilas del consejo? Son LA CASTA.

Fecha: 01/12/2014 13:23.


Autor: Laguna

Este cura está destinado aquí porque no lo quieren en ningún otro lado, y como aquí nos tragamos todo, pues eso.
Tendremos que vigilarlo de cerca habida cuenta que ha empezado queriéndonos quitar uno de los dos Corpus, y lo próximo será uno de los dos Yacentes. Ojito con él.

Fecha: 03/12/2014 11:16.


Autor: dos iguales para hoy

El escriba del pueblerino este es como El listo más listo de todos los listos. Uno Expulsa feligreses de los templos y el otro, el más listo, apuñala a capataces amigos por un martillo, con tó los que tiene el afilió.

Fecha: 03/12/2014 18:30.


Autor: Ayer

Pues ayer he oído algunos comentarios sobre el posible traslado del susodicho Eblerino. Ojalá...

Fecha: 10/12/2014 12:20.


Autor: iva incluido

Que se lleve al Sacristán y al listo más listo de todos los listos. Allá donde fuese sería capaz de sacar todos los pasos a la vez, ya te digo Rodrigo!!!

Fecha: 10/12/2014 22:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris