Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2015.

MOJARREANDO: Un luthier a orillas del Guadiana.

20150802180730-703554-505602826150538-1225234265-o-1-.jpg

Siempre tuvo Ayamonte fama de dar buena acogida a los forasteros que decidían quedarse a vivir en la ciudad, prestigiosos comerciantes y profesionales de nuestros días así lo decidieron en su momento: Paco Abreu, Paco Cabrera, Manolo Tinoco, la familia Gámez...

Hoy, todos ellos son padres y abuelos de ayamontinos. Corrió la leyenda de que a los forasteros se les trataba mejor que a los naturales del pueblo. Pura leyenda urbana. Ellos, con su trabajo y tesón se ganaron a pulso todo lo que consiguieron.

Las nuevas generaciones quieren seguir el mismo camino. Y eso es bueno para todos.

Hoy quiero presentaros a un joven que ha seguido ese camino. Se llama Isaac Parejo Morales, es hijo de un matrimonio con el que guardo muy buena amistad: el padre, compañero al servicio en el Ejército del Aire; la madre, monitora de artes plásticas en el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache, mi profesora de dibujo en aquella ciudad en la que viví nada menos que cuarenta años.

Isaac es ingeniero agrónomo. Pero ha cultivado una afición que le envuelve y ocupa toda su actividad, la afición a la música le ha convertido en luthier, es decir, constructor y arreglador de instrumentos musicales de cuerda, tanto manuales como eléctricos.

Os lo presento a través de  mi blog en la seguridad de que cuando le conozcáis descubriréis su gran magnitud artística y humana. Seguramente muchos ayamontinos tienen en sus casas un instrumento estropeado o desean tener uno nuevo a su elección, pero ignoran que tengan un luthuier tan cerca. Yo me he permitido acercarlo a todos.

02/08/2015 18:07 mojarrafina ;?> Hay 2 comentarios.

MOJARREANDO. El regreso del niño... proscrito.

20150806173913-11822850-882357925184418-9047586668549244682-n-2-.jpg

Hace ya muchos años, un  gran poeta, prosista, cofrade integral, llamado Manuel Joaquín Gil Sevillano, tuvo que tomar una determinación sin solución de continuidad: una tarde de Viernes Santo, siendo a la sazón capataz del paso del Señor Yacente de las Angustias, ante un plante de costaleros, y sin que los miembros de la junta de gobierno se involucraran en el percance, decidió pasear por nuestras calles a Jesús Yacente en una parihuela. Desde entonces, los priostes de eso que se llama Semana Santa, pero que de santa tiene poco a tenor de ciertos sucesos, decidieron que sería proscrito por todos los tiempos. (Vid. segunda aceptación del diccionario RAE).

Gil Sevillano había dejado constancia de sus grandes virtudes como orador, concretamente como orador cofrade en un enorme pregón de su hermandad y la mía, la del Mayor Dolor. Por razones de trabajo tuvo que dejar su ciudad, y allende otros lugares siguió haciendo gala de una capacidad enorme para pregonar la Pasión. Pero siguió proscrito.

En este mismo blog lancé los tejos para que fuera nominado como pregonero de nuestra Semana Santa. Pasaron por encima de él muchos pregoneros -en algunos casos digo pregonero por utilizar la denominación al uso-. Pero Gil Sevillano siguió proscrito.

Ahora, la hermandad patronal lo llama para un acto menor: la presentación de un cartel y una revista, aperitivo de la venidera presentación del gran cartel y del álbum oficial. El proscrito aceptó ese indulto temporal, y ante el atril de la Casa Grande volvió a dar una gran lección de todo lo que lleva dentro, del talento que le sobra para la oratoria.

Y digo yo: ¿seguirá proscrito? Mucho me temo que sí, porque la idiosincrasia del mundillo semanasantero ayamontino es de tenor vengativo, de ajuste de cuentas sine die. Y a Gil Sevillano nadie le ha perdonado algo por lo que nunca debió ser condenado. Un proscrito sin causa, diría yo.

Pero como se dice que la esperanza es lo último que se pierde, yo espero verle algún día ante otro atril, el del Cardenio.

P/D. Mamé, una cosita: aunque tu cuñaíto Sentana ande algo cegato, te aseguro que sí estuve viéndote y escuchándote en la Casa Grande. Te noté al principio algo nerviosillo. Es la inseguridad de los proscritos temporalmente indultados.

06/08/2015 17:44 mojarrafina sin tema Hay 47 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris