Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2014.

AYAMONTE EN EL RECUERDO: El pescaíto frito de un día pa otro.

20140105214232-800px-frito-gaditano-2009.jpg

Durante las fiestas navideñas, de las que ya nos estamos despidiendo, es frecuente oir por parte de las amas de casa aquella frase, "yo mañana no me preocupo de hacer de comer, hay que terminar con todo lo que sobró de la cena de anoche". Y es cierto, por Nochebuena y Nochevieja se atiborran las mesas de comidas, mucho más de lo que podemos ingerir, aunque mucho me temo que este año el listón haya bajado considerablemente.

Hubo un tiempo en que en nuestro pueblo se comía mucho pescado, porque siempre fue más barato que la carne y además, por un lado o por otro -marineros, rederos, poceros, etc.-  arrebañaban algo para llevarlo a casa, y claro, siempre quedaba algo de pescado frito, que por supuesto nunca se tiraba, no estaba el horno para esos bollos, así que se comían al día siguiente. La necesidad se hizo virtud porque el "pescaíto frito de un día pa otro" terminó gustándonos tanto o más que el recién frito.

Como mi padre traía pescado a casa, tanto del galeón como de la pareja, nunca faltaba el pescado, y mis amigos del Instituto gozaban cuando mi madre nos sacaba un plato de pescaíto frito del día anterior.

Y como estos recuerdos  perduran, todavía hoy a los de aquella generación nos sigue gustando ese pescaíto frito del día anterior. Me imagino al amigo "Ayaba" y a la amiga "Ayamontina" haciéndolo, aunque siempre echarán de  menos la sardina de nuestra costa, o las pijotas con la cola mordida formando un rosco.

Eso sí, el "pescaíto frito de un día pa otro" hay que comerlo sin recalentar, porque si lo hacemos nos cargamos la tradición y el buen gusto. Que quede claro y que aproveche. 

05/01/2014 21:42 mojarrafina ;?> Hay 16 comentarios.

MOJARREANDO: Aficiones inquebrantables.

20140117202037-dscn0379.jpg

Al bueno de Manolo Díaz Barroso le hemos conocido siempre con el apelativo de "el Torerito"; por un lado, como resulta obvio, por su afición a los toros, y por otro, o por la temprana edad en que comienza su afición al arte taurino, o por su pequeña estatura. En todo caso, ya a su casi vejez, la afición sigue viva, impenitente, aunque desde hace años también ha adquirido fama de buen rociero.

Yo tenía con  Manolo un envite peniente: que me mostrara una prueba de que en realidad había toreado alguna vez en su vida, pues el recuerdo que yo tengo de él en la plaza de toros se reduce a las antiguas tardes de encierros en vísperas de las Angustias cuando, junto con el recordado "Raspaqueso", Manolo Arenas y otros, cumplía la no siempre fácil tarea de encerrar los toros en chiqueros. Para meterme con él y sonsacarle aquella prueba, le decía que lo recordaba siempre escondido detrás de un burladero, lo cual que lo hacía cabrear.

Pero ayer, a través del amigo Carlos Navarro, recibo de su parte en el Casino España una serie de fotos al respecto de lo hablado. En dos de ellas se le ve toreando, y aunque soy lego en la materia, con muy buen estilo. Ignoro como lo haría al natural, pero al menos con la derecha nos ofrece una estampa verdaderamente torera. Aunque como todo hay que decirlo, el bicho en cuestión no es precisamente un "miura". Pero bueno, algo es algo.

Tengo que aclarar respecto a lo dicho de la res que torea Manolo "el Torerito", que yo no hubiera sido capaz ni siquiera de acercarme. Y espero que algún día me ofrezca otra foto con un cornúpeta de más identidad.

En todo caso, el apelativo de "el Torerito" queda documentalmente acreditado. Misión cumplida, amigo Manolo.

17/01/2014 20:20 mojarrafina ;?> Hay 16 comentarios.

MOJARREANDO: "Crónicas de un pueblo".

20140129231937-1013226-10200471344226563-1965087562-n.jpg

Los que ya peinamos canas siempre recordaremos unar inolvidable serie de la vieja televisión en blanco y negro: Crónicas de un pueblo. El alcalde, el cura, el veterinario, el cartero, el municipal... personajes irepetibles y a la vez repetidos en todas las películas españolas cuya acción transcurría en un pueblo pequeño.

Hoy,  los incansables internautas nos ofrecen todo tipo de fotos y vídeos que nos recuerdan tiempos pasados, y miren por donde hemos tenido la enorme suerte que que alguien ha colgado la fotografía que ilustra entra entrega.

Una banda de música poco numerosa, poco público, el ayuntamiento, la plaza... Y esos dos pulis municipales que son el vivo retrato de una época. Con frondosos bigotes, símbolo de autoridad, guardan el orden. Son dos pulis ayamotinos hoy legendarios, aunque uno de ellos siga en activo. Los amigos Correa y Benito son genuinos representantes de una Policía Municipal de otro tiempo.

Tienen empaque los citados pulis. Hubieran cumplido perfectamente en el rodaje de un capítulo de aquella recordada serie, mucho porte y mucho pecho afuera, y sobre todo, esos imponentes bigotes que hoy no luce niguno de los dos.

Sí, amigos blogueros, como veréis, Ayamonte también vivió en un pasado reciente su propia "Crónica de un pueblo". Principales intérpetres: lo amigos Benito Ramírez y Antonio Correa.

29/01/2014 23:19 mojarrafina ;?> Hay 20 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris