Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2014.

AYAMONTE EN EL RECUERDO: El viejo estero de la Ribera.

20141208113015-540199-232959666805215-31099558-n.jpg

Reconozco que es una obsesión. Para qué vamos a andar con rodeos. Dos rincones del viejo Ayamonte me insuflaban un pellizco al contemplarlos: la curva de la cuesta de Morillas cuando a la ciudad se llegaba por la carretera antigua y ya se vislumbraba el paisaje urbano en la lejanía, y el viejo estero de la Ribera, que se plantaba ante nuestra vista con embelesedora belleza al superar la conocida como curva del astillero hoy llamada de los Miguelitos.

Estampa incomparable ver las embarcaciones besando la Avenida, como queriendo pasear por su acera o llevar a sus marineros hasta las mismas puertas de la Cepa, el Túnez o el Rancho Grande. O al despuntar el día, cuando llegaban los viajeros del tren; o ver a Manolo el Petenero y Pepe Frigolet, con sus cansinos andares, caminar en busca de las charangas; o como la buena de Isabelita Aveiro volvía de la misa de ocho y media y como los chiquillos de la escuela de los Marinos esperaban a las puertas de la vieja escuela la llegada del maestro, que en algunos casos serían Enrique Muniz o Luciano Pereira como sustitutos del titular que ese día no llegaría.

Era un primor contemplar cómo los barcos, indistintamente, flotaban en sus aguas o descansaban sus sufridos y calafateados costados en el fango cuando la bajamar. Y aquella más que romántica estampa, como la que recoge la fotografía que ilustra esta entrega, de marineros pescando no sé qué, pero seguramente almejas, o anguillas, algún lenguado, y siempre arbiñocas que servirían de carná en la pesca con aparejos que nos traen a la memoria a dos viejos expertos en tales menesteres: Juanito el Guinga y Pepe el Zamboro.

Barcos de vela, a motor, y botes sin vela ni motor. Barcos, siempre barcos como esencia de la vida marinera ayamontina, y un estero que cedió sus dominios en aras de una dársena pesquera que al final se ha convertido en refugio de motoras de recreo con las que ya no se recrean sus arruinados dueños, y quedó a disposición de diseñadores que no terminan de definir lo qué quieren hacer en él o con él.

Sé que algunos blogueros me van a decir que del estero ya he escrito otras veces. Yo les contesto: y las que quedan.


08/12/2014 11:30 mojarrafina ;?> Hay 25 comentarios.

LA PECULIAR FORMA DE HABLAR DE LOS AYAMONTINOS: La demasía.

20141211122458-images-1-.jpg

Demasía viene a ser sinónimo de exceso: pagar un disparate por una entrada en la reventa; beber un tintito en las comidas habiendo bebido media docena antes (y no quiero señalar a nadie, en especial a ciertos clientes del "Costalero"); y en nuestra Semana Santa, que siempre es cita ineludible, acaparar cargos o llevar como capataz varios pasos.

Pero hoy quiero referirme a otra demasía, o mejor dicho, a una aproximación a la demasía pues no lo es exactamente: el donativo que damos al comprar la lotería de Navidad. No pagamos en exceso, simplemente ayudamos a determinadas instituciones en su difícil caminar económico.

Los ayamontinos, con  nuestra peculiar forma de hablar, aplicamos el término demasía a esta colaboración: "juego cuatro euros, pero con la demasía me ha costado cinco".

Quiero plantear una cuestión para que me ayudéis a resolverla: yo le he comprado a Jesús Barroso Cañada un décimo de la hermandad de la Soledad, y le tengo que pagar la demasía, lógico. Pero voy a llevarle desde Vigo un décimo y una botella de "albariño". La cuestión es la siguiente: ¿tiene que pagarme el pavo que está en todas partes la desmasía del décimo gallego?. Porque del vino no tiene que pagarme nada, es un regalo.

Bueno, queridos blogueros, lo importante, y ese es mi deseo, es que nos toque la lotería de Navidad, con o sin demasía.

11/12/2014 12:24 mojarrafina ;?> Hay 3 comentarios.

SEMANA SANTA. TIEMPO ORDINARIO. ¿Quién dijo crisis?.

20141215194349-20141215064054.jpg

Estoy ya un poco cansado de que más de un mojarrón se meta con mi querida hermandad del Santintierro de las Angustias: que si no tenemos cuadrillas; que si un capataz para dos pasos; que si Alvarito (perdón, don Álvaro), Arenas y compañía se la van a cargar; que si pitos, que si flautas. Mentira, falacia pura y dura.

A nosotros nos sobran costaleros, mientras contemos con los hermanos Martín Martín, los conocidos "Niños del Perito", tenemos ya media cuadrilla, pues como se puede observar en la foto que publicamos, sólo uno de ellos ya hace por dos, y lo digo por la espalda, no mesean mal pensados, así que el día que se decida a acompañarnos el amigo Delars podríamos decir que incluso nos sobran, obviamente también por la referencia a la espalda y dejando a un lado cualquier otra parte de la anatomía.

¿Problemas de capataces?. Ni mijita. En estos momentos no sé cómo andará la cosa con el palio, pero lo que es el Descendimiento tiene el cupo completamente cumplido. Y no sólo permanece fiel la cuadrilla, sino que además ya cuenta con nuevo capataz, de buena escuela y gran influencia social. De suyo  creo que lo primero que va a hacer es quitarse de enmedio al Eblerino. Que Dios le eche una mano, a no ser que Juan de la Rosa ya haya echado las dos, como sería de desear.

En fin, pilarín. Por hoy ya está bien de mojarreo. Ahora es de esperar una buena dosis del sentido del humor y ya está.

15/12/2014 19:43 mojarrafina ;?> Hay 33 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris