Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2012.

AYAMONTE EN EL RECUERDO. La cartelera del Cardenio en las antiguas Angustias.

20120904191646-546047-167209543408582-309202930-n.jpg

Cada tiempo viene a ser testigo de sí mismo. Cada momento de la Historia es irrepetible, por mucho que nos empeñemos en decir que la Historia siempre se repite. Vivimos tiempos de crisis económica y sin embargo vemos como a nuestro alrededor proliferan los espectáculos a cuya asistencia y participación necesitamos ir con la cartera en condiciones.

En otros tiempos, de crisis de verdad, incluidos los de las tristemente recordadas cartillas de racionamiento, nos conformábamos con menos. Las fiestas de las Angustias de mediados el pasado siglo fueron muestra de lo que antecede. Escasos espectáculos: una modesta verbena popular en el Paseo, algún cuadro flamenco en la plaza de toros, la novillada organizada por la empresa Pagés, la charlotada para los más pequeños, y pare usted de contar.

Aunque nuestro cine Cardenio funcionaba a diario hasta con dos sesiones –la primera y la segunda solíamos llamarlas- llegadas las fiestas patronales también se vestía de gala y nos ofrecía películas imposibles de ofrecer durante el año a precios normales. Lo que en las grandes capitales habían sido estrenos aquí se reestrenaban, era una programaciión de lujo que se esperaba con entusiasmo. Dentro de nuestras actividades preferidas: procesión, fútbol, verbena... esperábamos ansiosos conocer la cartelera. Los Ivanhoe, Quo Vadis, Espartaco...llegaban a nuestreo Cardenio, lo que significaba para nosotros ver películas de estreno.

En la imprenta de Esperancita Hidalgo se imprimían los programas, la empresa del cine se esmeraba en preparar los escaparates de las carteleras. Las entradas, por supuesto más caras, pero la ilusión por ver grandes películas requería un pequeño sacrificio.

Con qué poco nos conformábamos. No había para más. Todo aquello pasó y llegó la época del derroche, derroche que a la vez nos devuelve a un periodo de crisis, pero no porque la Historia se repita, los que nos repetimos somos nosotros, que no escarmentamos.

Lo dicho, aunque hoy parezca un tanto ridículo dado que pasamos casi de todo, la cartelera del Cardenio durante las fiestas de las Angustias significaban un verdadero espectáculo, hasta el punto de que terminaban figurando en el programa de festejos.

04/09/2012 19:16 mojarrafina ;?> Hay 39 comentarios.

NUBARRÓN DE PESARES. A Rocío Concepción, en su dolor.

20120909112040-dsc08294.jpg

            Desde un primer momento, el rimer fue invadido por la pena húmeda convirtiéndolo en un nubarrón tal que de negros presagios. Pero no lo eran, ese nubarrón que caía inmisericorde sobre su bello rostro no era otra cosa que la expresión de una tormenta de dolor, de angustia, de desazón, de túneles de salidas imposibles, de aire espeso, de un ayer reciente que se empeña en ser siempre hoy, a todas horas, en todo momento, abarcándolo todo como el avaricioso abarca el dinero. La apresa, la hace suya y la oprime.

            Así la vi saliendo del templo de las Angustias, pies descalzos firmes y a la vez tambaleantes, rostro dolorido cuyo dolor no interesa su belleza pero la nubla y hace que cuando la miras sienta compasión, ese sentimiento de conmiseración que te une a las personas a las que quieres. Ella lo sintió por nosotros ya va para seis años y aun perdura en su corazón el recuerdo de quel ángel llamado Loreto que la cautivó y a la que quiso en el límite de la misma adoración.

            Camina firme, pero tambaleante, entre sones de marchas procesionales que tanto ha disfrutado y tanto ha comentado en su larga vida de reportera. La saludamos con brevedad sabiendo que ella necesita seguir caminando en soledad, llorando hacia adentro, suspirando hacia adentro, estremeciéndose por dentro. El rimer se sigue extendiendo y el nubarrón de los pesares se acrecienta. Temo y espero, con espera no querida,  que a esa presa de dolor haya que abrirle las compuertas, tiene que ser así. Y será.

            Y fue. Calle Real-Esquina la Peña. Un caserón a la derecha muestra sus balconadas cerradas, esas balconadas por las que se asomara su familia durante años. Y él también, él también trató muchas veces de acariciar un palio. Ahora ya no es posible, y esa imposibilidad se convierte para ella en una especie de tormenta perfecta. Y explota. Ahora gime hacia fuera, llora hacia fuera, se estremece por fuera, alguien, quizás Aquella que va delante, ha abierto las compuertas de la presa. Era necesario que así fuera y Ella lo ha propiciado.

            Al llegar a Hermana Amparo nos despedimos del cortejo, nos alejamos de ella y la observo cómo sube la cuestecilla otra vez recogida, amparentemente  impertérrita pero sentimentalmente oprimida. Delante caminan las Angustias de todos; detrás, las de cada uno. Y las de ella, que seguro volverá a repetir, porque el nubarrón de las penas, de las angustias, no nos abandona nunca. Amaina, pero permanece.

            Regresamos a casa y nos la llevamos en nuestros corazones, como ella nos llevó en el suyo hace ahora casi seis años. Y nos seguirá llevando. Mejor así, Rocío, porque al repartirse la carga el camino se hace más llevadero.

09/09/2012 11:30 mojarrafina sin tema Hay 6 comentarios.

MOJARREANDO. Incomprensible, pero real.

20120912133939-dsc08202.jpg

Cuenta uno de sus biógrafos, que ya anciano el gran imaginero Martínez Montañés, postrado más que sentado en una silla a las puertas de la iglesia del Salvador, en Sevilla, al salir el paso de Pasión el capataz mandó arriarlo junto al insigne imaginero. Y éste exclamó mirando a sus manos temblorosas: como es posible que unas manos como estas hayan engendrado esta maravilla.

Es así, en muchas ocasiones, por fortuna, nuestra obra nos supera. Envejecemos casi sin darnos cuenta y de pronto nos damos cuenta de que nuestra obra nos ha superado con creces, incluso pensamos que está muy por encima de nuestras posibilidades.

El pasado día 7 tuvo lugar la espléndida Ofrenda de Flores que organiza la hermandad de nuestra Patrona. Todo el entorno era belleza pura, desde la estampa tierna de la niñez a la de la madurez pasando por la joven.

En la Laguna quité esta foto a una de mis hijas con la suya, es decir, mi nieta. Y como en su momento dijo Martínez Montañés, me dije: como es posible que una parte muerta, un desastre como yo haya hecho posible ésto. Pero así fue, para mi orgullo.

12/09/2012 13:39 mojarrafina ;?> Hay 11 comentarios.

AYAMONTINOS INOLVIDABLES. José Landero Morales, Pepe el Mudo.

20120914145209-557501-4252408480983-1268787761-n.jpg

Fue uno de los personajes más famosos y  populares de nuestro pueblo durante buena parte del pasado siglo. Mayoritariamente querido y respetado, fue, empero, víctima de muchos desaprensivos que, con falso paternalismo lo vejaron hasta límites que no vamos a describir en este artículo por respeto a su memoria.

Huérfano de madre, su padre, Pedro Landero, más conocido por Pedro el Zambo, no se ocupó mucho de él; de suyo, fue en muchas ocasiones testigo de las desagradables bromas que soportaba el muchacho por parte de los desaprensivos que le rodeaban.

Casado en segundas nupcias Pedro, su nueva esposa, quiero recordar que se llamaba María, cambió por completo la vida de José Landero Morales, Pepe el Mudo. Lo abrigó bajo un manto de cariño y protección, lo llevó a todas partes, se enorgullecía llevándole del brazo. Pepe el Mudo dejó de frecuentar las tabernas, no bebió alcohol nunca más, y la limpieza y la higiene general eran un estandarte que enarbolaba gracias a la dedicación y al cariño de aquella extraordinaria mujer.

En sus tiempos de abandono, cuando sufría las vejaciones de los desaprensivos, sólo le quedaba un recurso de defensa, en el torpe hablar que le permitía su mudez, acuñó dos insultos dirigidos a aquella gentuza: “putanmá” (tu puta madre, aunque dudo que conociera el significado), e “icón” (maricón).

Como todos los enfermos mentales en sus horas buenas, era tierno, entrañable, como en la foto. Quedémosno con esta imagen de un ayamontino que vivió la desgracia de una terrible enfermedad y al final de sus años el amor incomensurable de una extraordinaria mujer.

14/09/2012 14:52 mojarrafina ;?> Hay 5 comentarios.

MOJARREANDO. Paracuellos puede esperar.

20120919132743-carrillo2.jpg

 

 

Ha fallecido Santiago Carrillo, por si no lo sabíais. Santiago Carrillo, el de Paracuellos, el de la peluca, el de la Transición, el comunista “entregado a la causa”, que vivió en París a cuerpo de rey, lo que no deja de ser una paradoja para un comunista, mientras sus correligionarios en España, o eran fusilados, o morían en el campo de batalla o se podrían en las cárceles. (Quien no recuerda la histórica imagen de Marcelino Camacho –comunista de los de verdad- con su chaleco de collareta fotografiado en la celda).

Pero la Historia se escribe así, bueno, así hasta cierto momento. Algún día, cuando nadie tenga ya interés directo, ni mucho menos visceral en el asunto, se sabrá la verdad sobre Paracuellos, aunque intereses políticos hayan tratado sistemáticamente impedir su verdadera investigación. Resulta que el que fuera responsable de Orden Público en .Madrid no sabía nada de las famosas “sacas de las cárceles”. Incluso llegó a decir en una entrevista, con cinismo de peluca, que él ni siquiera sabía que existiera un lugar llamado Paracuellos.

Y algún día se sabrá las verdaderas condiciones que exigió por su participación en la famosa Transición (parece que le estoy oyendo: lo de Paracuellos, ni tocarlo), que por lo visto sin él hubiera sido imposible, cosa que nadie con sentido común puede entender.

A Santiago Carrillo, en un momento determinado, le quedó Paris, que no es poco. A nosotros lo único que nos queda es la peluca. Menos mal que a Paracuellos se ha ido a vivir la Princesa del Pueblo, Belén Esteban, lo cual hará que el nombre del pueblo de los crímenes no caiga en el olvido. Algo es algo.

La Historia, la de verdad, algún día lo aclarará todo. En  todo caso, descanse en paz.

19/09/2012 13:27 mojarrafina ;?> Hay 19 comentarios.

AYAMONTINOS INOLVIDABLES. Domingo María Cabalga Trinidad, Domingo el Bacalao.

20120922203509-246401-481893695168935-925407086-n.jpg

Con toda seguridad, podemos afirmar que estamos ante una de las personas más desgraciadas de nuestra historia reciente. Persona que además alcanza la cualidad de personaje. Persona: Domingo María Cabalga Trinidad. Personaje: Domingo el Bacalao.

Desapareció de nuestro entorno a edad temprana, posiblemente víctima de su tiempo, de su enfermedad, de la conducta desaprensiva de muchos de nosotros, todo al mismo tiempo. Enfermo mental, hijo de enfermo mental, un coctel explosivo que sólo podía ser paliado a través de la caridad, de la fraternidad. Pero, salvo en contadas ocasiones, esas virtudes brillaron por su ausencia.

Arrastrando borracheras inducidas o con motivo de su inconsciencia –como “bebedor de escurriajas desde un amanecer que para él comenzaba a ser ocaso” lo describí cuando pronuncié mi pregón del Descendimiento en 1991 en la capilla del Socorro-, fue visto muchas noches deambulando sobre los resbaladizos adoquines del Muelle arrastrando pesadamente una de ellas, y cuentan que en una ocasión fue sorprendido por el dueño del “Chochito”, desnudo, tiritando, sentado a las antiguas escalerillas del muelle de la Campsa cuando se disponía a salar los altramuces en aquel lugar.

Quemarle los fondillos con un cigarro, untarle chililla en el bocadillo, y otras, fueron crueles bromas que lo crucificaban cada día.

Yo tuve la osadía de novelar su vida :”El regreso de Domingo el Bacalao”. Muchos no comprendieron el título, aunque cuando leyeron el final llegaron a entenderlo. Fue una novela dedicada a los deficientes mentales que fueron víctimas de nuestras fechorías, a veces disfrazadas de un falso paternalismo.

Domingo María Cabalga Trinidad, Domingo el Bacalao, desapareció misteriosamente hace muchos años. Todo tipo de especulaciones rodearon el caso. Yo siempre he mantenido que su cuerpo descansa en la paz de lo más profundo de nuestro Guadiana, enredado entre viejos cables, como triste parodia de lo que fue su triste vida: un enredo del que nunca supo ni pudo salir. 

22/09/2012 20:35 mojarrafina ;?> Hay 19 comentarios.

AYAMONTINOS INOLVIDABLES.Manuel Aguilera Correa, Manolín Aguilera.

20120928215345-aano.jpg

 

 

Hoy traemos al imborrable recuerdo de nuestra memoria a uno de esos ayamontinos que acaparó con su actividad a varias generaciones de paisanos. Cualquiera de los que estén leyendo este artículo, incluido quien lo escribe, recordará con facilidad como ha corrido delante del Pinchapapas de la mano de su padre y cómo, pasados los años, lo hiciera llevando de la mano a su hijo y posteriormente a su nieto.

Era su actividad profesional, pero al mismo tiempo esta actividad se convertía en una invitación a la alegría desenfrenada propia de la niñez, de la inocencia.

Después, en lo más serio, heredó de su recordado padre, Rafalito Aguilera, la misión de facilitarnos el deleite que siempre ha significado para los ayamontinos ver pasar nuestras procesiones por la Tribuna Oficial cada primavera.

Aparte de algún que otro sofocón puntual, circunstancial, Manuel Aguilera Correa, Manolín Aguilera, nunca perdió el talante, la sonrisa, la simpatía.

Fue hombre hiperactivo, pasaba con gran facilidad de una actividad a otra, hasta la más desagradable de facilitar las sillas para los duelos cuando estos tenían lugar en las casas.

Pero Manolín Aguilera será recordado siempre como “el de los gigantes y cabezudos”. Aunque sólo fuera por ello, mucho me temo que siempre será lo que hoy ya es: un ayamontino inolvidable.

28/09/2012 21:53 mojarrafina ;?> Hay 5 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris